la vida en pixeles


Juan Carlos Camus en Periodismo Pucv
https://i0.wp.com/ucv.altavoz.net/prontus_unidacad/site/artic/20100611/imag/FOTO_0120100611133550.JPG

Juan Carlos Camus, periodista PUC y autor del libro "Tienes 5 segundos".

Una de las visitas más interesantes que ha recibido mi escuela de Periodismo, en mucho rato, fue la de Juan Carlos Camus. Siempre es extraña la sensación de conocer en persona a alguien que leíste para la bibliografía de algún ramo.  Juan Carlos Camus, periodista egresado de la PUC, es especialista en contenidos digitales y un seco del mundo virtual. En su charla reflexionó acerca del panorama actual al que se enfrenta el ejercicio informativo a causa de la irrupción de las nuevas tecnologías de la red.

Camus enfatizó la importancia de concebir al periodismo desde una perspectiva distinta, que incluye al ciudadano común en sus rutinas de trabajo y lo conecta a una nueva concepción de la información: una que propone interactividad, participación y rapidez. Uno de los ejemplos más representativos de esta inclusión de la gente a la creación de nuevos contenidos es el blog Zancada donde mujeres de todas las edades escriben y comentan respecto a los más diversos temas del mundo femenino. Este sitio ha resultado todo un éxito en el mundo virtual.

Uno de los puntos más interesantes de la charla fue el llamado de Camus a los futuros periodistas a realizar tareas respectivas a la programación web y a la producción de contenido digital, especificando que el oficio informativo tiene una gran tendencia la organización de información, cosa que se relaciona en buena parte con el periodismo digital.

Finalmente, Juan Carlos Camus se refirió a su libro “Tienes 5 segundos“, una especie de libro virtual  que sirve como guía para aquellos que quieran comenzar a producir contenidos digitales en la red y no sepan cómo hacerlo. “Tienes 5 segundos” es un manual de lectura rápida, con cero tecnicismos y, por supuesto, de descarga gratuita.

Advertisements


burocracia digital: el porqué de la usabilidad
June 9, 2010, 4:01 am
Filed under: internet | Tags: , ,

Últimamente y con cada vez más frecuencia nos enfrentamos a la idea de realizar trámites y otros asuntos de importancia en nuestra vida diaria a través de internet. En este sentido, es altamente probable que a más de alguno le haya tocado ser víctima de diversos problemas al momento de ubicar la información y darle utilidad. Sin duda, es ésta una de las situaciones más exasperantes a las que puede enfrentarse el usuario en la actualidad, un asunto que interviene directamente sobre nuestro tiempo y paciencia y ha logrado generar, desde hace un par de años, toda una reflexión con respecto al tema. ¿El concepto? Usabilidad. Una idea mucho más familiar de lo que parece en el ya extenso mundo de estudios sobre Internet. Yusef Hassan Montero y Sergio Ortega Santamaría, expertos del tema, plantean una definición básica en su Informe APEI sobre Usabilidad:

“(…)Usabilidad es un concepto que se refiere básicamente a la facilidad de uso de una aplicación o producto interactivo”.

Así de simple, la usabilidad se plantea como uno de los requerimientos básicos de todo sitio web, pero esencialmente de aquellos que estén destinados a otorgar algún servicio, cosa que progresivamente han ido asumiendo quienes están al mando de dichos portales. En función de ello, se han apoyado en los conocimientos de los expertos en usabilidad para desarrollar sitios integrales, de fácil acceso y navegación, pero aún siguen siendo la minoría. En la práctica, la mayoría de las páginas nos enfrentan a la versión virtual de ese proceso traumático y terrible que es la burocracia.

https://i2.wp.com/www.jornadas.sidar.org/2005/ponencias/yusef/graf/esque_usabilidad.gif

Mezcla de elementos que forman la Usabilidad

Sin duda, ésto va en contradicción de todas las posibilidades que la red ofrece a programadores y diseñadores para desarrollar cada vez con mayor facilidad espacios destinados a satisfacer las necesidades de sus usuarios. Es indispensable señalar que Internet se ha caracterizado como una opción expedita para realizar ciertas actividades que, en la práctica, pueden resultar una verdadera lata.

La responsabilidad es compartida. Usuarios y programadores/diseñadores deben preocuparse de fomentar una relación activa y crítica hacia los sitios a los que diariamente se enfrentan. Es cada vez más importante generar las instancias necesarias para discutir acerca de la usabilidad de cada espacio y de si realmente se están convirtiendo en una ayuda o un estorbo para quienes lo necesitan. A estas alturas del partido, resulta vital comprender que éste no es un privilegio, sino un derecho para todos aquellos que invertimos nuestro tiempo y atención en considerarlos como una alternativa.



AI: más allá del sentido común
May 26, 2010, 6:05 am
Filed under: internet | Tags: , ,

Apenas unos cuantos años atrás, a nadie le importaba realmente el aspecto de un sitio web. El repentino apogeo de Photoshop y la existencia del entrañable Microsoft FrontPage, entre otros factores, causaron la aparición de numerosos y diversos sitios web absolutamente amateurs. La creatividad de los improvisados webmasters se estampó en el desarrollo de los más particulares diseños y contenidos, todos nacidos al amparo de un sistema en el que el concepto de organización no tenía gran relevancia. Hasta ahora.

El fulminante desarrollo de Internet ha descubierto una necesidad que cada vez parece más urgente. El tiempo es oro en la búsqueda de información y el océano de contenidos que actualmente forma a la red no parece ayudar mucho. Por ello, resulta cada vez más importante que cada sitio esté organizado y producido en función de las necesidades más básicas del usuario y no sólo motivado por la idea de una bonita apariencia.

¿Cómo organizar cantidades infinitas de información? El tema parece basarse en la pura lógica, pero es más que eso. El concepto de Arquitectura de la Información nace de la evidente ausencia de sentido común en la creación de la mayoría de los sitios que actualmente visitamos. Desde portales de noticias (no olvidar el caso emblemático de lun.com) hasta páginas gubernamentales, parecen haberse olvidado de la importancia del orden que se le asigna a cada sección y espacio del sitio web y de cómo esto genera diversas respuestas por parte de los usuarios.

La tarea a futuro, sin duda, es masificar la preocupación por la estructura de la web hasta convertirla en una idea que gradualmente se vuelva innecesaria. Su naturalización depende de un vuelco en la arquitectura de los sitios, una completa reinvención de los cánones a través de los cuales se concibe la organización de cada espacio que visitamos. A futuro, sin duda, la idea de la Arquitectura de la Información será parte de un inventario lógico, cuya existencia implícita tornará el mundo de Internet en un espacio cada vez más rápido y útil. Quizás ahí radica precisamente el desafío de aquellos interesados en perfeccionar dichos espacios: evidenciar, ante todo tipo de usuarios, la posibilidad de que este descubrimiento sea mucho mejor de lo que ya es. Ese es el verdadero comienzo.



la otra revolución
May 4, 2010, 11:46 pm
Filed under: internet, política, tecnología | Tags: ,

Mirémoslo desde otra perspectiva. El apocalipsis del periodismo ya es un tema revisado. Las nuevas tecnologías de la red han llegado a estremecer con fuerza el mundo de la información, generando numerosas sospechas concernientes al dudoso futuro que espera a sus profesionales. Hasta ahora, sólo se han enmumerado tragedias: el fin de los diarios en papel, el quiebre de diversas empresas periodísticas y la desvaloración del rol de los comunicadores, entre otras. Sin embargo, ¿Es todo tan malo como lo pintan? ¿Debemos concebir la irrupción de Internet como una catástrofe?

http://finletargo.files.wordpress.com/2009/05/medios-alternativos.jpg

Hoy más que nunca, los medios tradicionales no son concebidos como una fuente confiable de información

Definitivamente NO. No hay absolutamente alguna excusa válida que nos permita afirmar que el periodismo es una víctima en esta nueva etapa de la Web. Todo lo contrario. La enorme variedad de posibilidades para el intercambio y difusión de la información nos enfrenta a un desafío que promete revolucionar el área periodística. ¿Quién dijo que las revoluciones son malas? Hoy, más que nunca, tenemos la posibilidad en nuestras manos de utilizar los espacios de la red en favor de las promesas incumplidas del periodismo. Promesas que los medios tradicionales, perdidos en la propiedad e intereses de la élite, nunca van a cumplir.

Muy por el contrario. La verdadera obstrucción a la misión más pura del periodismo viene precisamente desde los medios tradicionales. Marcados por la línea editorial y sumidos bajo un triste duopolio, en el caso de nuestro país, han marcado al ejercicio periodístico de una reputación negativa y oscura. Sin embargo,  la facilidad de crear un medio alternativo en la red plantea una esperanza para el mundo de la información: la posibilidad de hacer periodismo sin ataduras, ni presiones de los grupos poderosos. Periodismo rápido, sincero y cercano. Una oferta irresistible para todos aquellos cansados de leer siempre la misma versión de las cosas. Así, más que nunca toma sentido la frase de Mark Briggs en su visionario libro Periodismo 2.0:

Nunca ha habido un mejor tiempo para ser un periodista“.

Las posibilidades de la Web no sólo significan una revolución desde el punto de vista del formato. Este cambio va mucho más allá: nos entrega, por primera vez de forma real y concreta, la posibilidad de transformar al periodismo en una herramienta democrática, donde los espacios para el flujo de información no se limiten sólo a unos grupos con poder. Desde ahora, el ejercicio periodístico ha encontrado un nuevo campo. Uno libre, accesible y revolucionario.



Internet: La importancia del uso
April 21, 2010, 3:53 am
Filed under: internet, tecnología | Tags: , , , ,

Una vez un profe dijo que la muerte del periodismo se presagiaba ante la aparición de cada nuevo juguete tecnológico. Yo opino que los vaticinios suelen ir mucho más allá y es Internet, sin duda, uno de sus ejemplos más representativos. Y es que, convertido en uno de los inventos más impactantes del último tiempo, este aún joven sistema  ha comenzado a sembrar temores en la sociedad debido al gran potencial transformador que lo caracteriza y a sus incalculables consecuencias en nuestras vidas.

Por ahora, el cambio es innegable. Conversaciones, compras, música y el acceso a la literatura, entre un sinfín de actividades cotidianas, han sido impactadas por los efectos de esta nueva forma de entender el mundo. Hasta ahora, es preciso situar a Internet dentro de lo que muchos llaman la Tercera Revolución Industrial, un cambio de grandes dimensiones al área en que se desarrollan las comunicaciones en la actualidad. Éste es un dato de gran relevancia para comprender la forma en que se está estructurando nuestra sociedad y nuestros límites de interacción. Algo difícil de reflexionar, dada la rutina a la que diaramente nos somete la pantalla.

¿Internet a nuestro servicio o viceversa?

Así, ese temor al cambio que a muchos puede parecerles exagerado, cobra sentido. Lo que pudo comenzar como otro simple artefacto de las comunicaciones, está emergiendo como un gigante transformador de nuestros  grandes y pequeños espacios. De esta manera, es importante que con cada vez más frecuencia surja el momento de cuestionarnos y reflexionar hasta dónde permitiremos que esta nueva forma perspectiva nos someta como sociedad.

La cuestión es: ¿está Internet nuestro servicio, o nosotros al suyo? Haciéndonos cargo del uso de un sistema cerebral más completo que el mecanismo tras las computadoras, debemos ser capaces de orientar las múltiples posibilidades de este nuevo mundo a nuestro completo favor. Hacernos partícipes de sus diversos procesos y comenzar a analizar de qué manera podemos situarlo a nuestros pies, sin que nos coma en el intento.  Lo anterior, dependiendo del uso. Y ésto, de nosotros mismos. Tal y como lo recomienda el escritor José Saramago, en su texto ¿Para qué sirve la comunicación?:

“Internet es una tecnología que en sí no es ni buena ni mala. Sólo el uso que de ella se haga nos guiará para juzgarla. Y por esto es que la razón, hoy más que nunca, no puede dormirse”.

Sin duda, aún es posible extender al máximo la lista de innumerables beneficios que este nuevo mundo virtual nos ha ofrecido en sus tan escasos años de desarrollo. La clave está en no permitir jamás que la crítica se ausente, dejándonos paradójicamente incomunicados dentro de este nuevo sistema de comunicación. Nuestra razón nos ofrece la oportunidad de aceptar el desafío con responsabilidad e inteligencia. La clave, finalmente, está en no dejarnos hipnotizar por el invento, sino en manejarlo a nuestra conveniencia.



el dilema de ser oposición
April 13, 2010, 10:47 pm
Filed under: política | Tags: , , ,

Lo de ayer fue lo más cercano que he visto a la reunión de un par de amigas desahogándose por no haber sido invitadas a la fiesta. El bloque concertacionista de nuestro país, reunidos en pleno a unos cuantos meses de la derrota. Las miradas de todo el mundo político estuvieron puestas en el famoso cónclave, donde los perdedores del año se dedicarían a analizar el panorama nacional post-terremoto. “Reconstruyamos Chile“, tenía por nombre la excusa para largar, sin sutilezas, una buena crítica al que ahora es el oficialismo.

Las grandes figuras del cónclave. Foto: Lanacion.cl

Razones habían de sobra. El cada día más millonario presidente de nuestro país ha sumado numerosas dudas sobre su verdadero interés por el servicio público desde los inicios de su campaña. Ahora, las dudas se materializan tras un par de decisiones dudosamente postergadas: como el desvínculo total de su influencia en CHV  y las numerosas empresas a las que aún continúa ligado. Para muchos integrantes de la  Concertación y chilenos en general, esto es simplemente una vergüenza. Esperable, pero decepcionante al fin y al cabo.

El asunto es, ¿hasta qué punto es útil que la actual oposición desgaste su discurso en críticas infinitas a lo que ya no es un secreto para nadie? ¿No resulta demasiado predecible ver a los perdedores lanzando acusaciones al Gobierno en cada medio de comunicación?   Y finalmente, ¿no se le criticó antes al otro bando el ser parte de una oposición destructiva?

Estimados concertacionistas, no vale la pena convertirse en el enemigo. El pasado cónclave será recordado por varios como la excusa para la destrucción y no como la instancia para plantear la reconstrucción de nuestro país desde otra perspectiva. No pierdan de vista el objetivo, el panorama ya está suficientemente gris.



el desafío de la prensa online
El periódico siempre fue algo interesante para mí. Tras ver cómo unas cuantas hojas llenas de noticias me robaban durante años la atención de mi papá  los fines de semana, no pude menos que volverme adicta a su lectura. En esos tiempos, las oficinas de prensa apoyaban el esquivo interés infantil sumando tiernas publicaciones a las noticias de siempre, tales como la brillante Papas Fritas, del diario La Tercera o el desaparecido Timón de El Mercurio. En aquellos días, cuidábamos la integridad del periódico con suma religiosidad y éramos capaces de reeleer las mismas noticias añejas una y otra vez hasta que uno nuevo llegara a nuestras manos.
.
A unos cuantos años de eso, el estirón de la tecnología ha causado numerosos ecos en el mundo del periodismo. Uno de ellos -y quizás uno de los más llamativos- está configurado por la aparición de los diarios online. A estas alturas, ya resulta familiar la posibilidad de revisar noticias de diarios nacionales e internacionales todas las veces que nuestra curiosidad y aburrimiento lo ameriten y sin pagar un peso. Pero no sólo eso. La misma noticia que leemos desde nuestros computadores al desayuno, va a estar complementada con nuevos datos, documentos, imágenes y links al almuerzo.

La interacción es uno de los puntos claves que explican el éxito -o no- de los contenidos digitales. En este sentido, los periódicos online se han vuelto el ejemplo perfecto para comprender hasta qué punto es realmente importante para el usuario la posibilidad de manejar y consumir información según sus preferencias. De este modo, la experencia ante un medio online debería ser, en teoría, altamente más íntima que la permitida por el papel. Tal como lo expresa Juan Carlos Camus en su libro sobre gestión de contenidos digitales “Tienes 5 segundos” (2009) :

“Asimismo y dependiendo de la capacidad interactiva de que esté dotada el sistema, el acceso de dos usuarios al mismo espacio de información podría ofrecerles resultados diversos y, por lo mismo, contenidos diferentes basado en las elecciones que vayan realizando a lo largo de su uso”.

Pero, ¿existe realmente una diferencia considerable entre los contenidos de un mismo diario en versión impresa y en su versión digital?

Así luce actualmente la versión online de Las Últimas Noticias

Reflexionando en torno al caso de los periódicos  nacionales, podríamos concluir que nuestros medios aún no se muestran totalmente familiarizados con las necesidades del mundo virtual.  Es el caso de Las Últimas Noticias, cuyo sitio web no es más que la copia digitalizada del diario en su versión escrita y cuyo único aporte virtual son los videos que aparecen sobre las noticias sin que uno siquiera lo solicite. Mal.

Por otro lado, publicaciones como LaTercera.com y Emol.cl han logrado adaptarse lentamente a las necesidades del mundo online, sumando diversas herramientas de interactividad, tales como encuestas, galerías de imágenes, audios e incluso un canal de TV con contenidos propios, como es el caso de 3TV.

Si bien los intentos de algunos medios tradicionales por ganar parte importante del público virtual son considerables, la tarea aún está muy lejos de ser terminada. A los ojos de usuarios con mediana experiencia en webs de información alternativa, el desperdicio que hacen los medios tradicionales de las infinitas posibilidades de la red es cada vez más cuestionable. Y es que, acosados por la ausencia de las innumerables herramientas que deberían sumar sus contenidos digitales, los medios de siempre están obligados a entregarnos algo más allá de la noticia o a perder, finalmente, su espacio en el nuevo universo del periodismo digital.