la vida en pixeles


AI: más allá del sentido común
May 26, 2010, 6:05 am
Filed under: internet | Tags: , ,

Apenas unos cuantos años atrás, a nadie le importaba realmente el aspecto de un sitio web. El repentino apogeo de Photoshop y la existencia del entrañable Microsoft FrontPage, entre otros factores, causaron la aparición de numerosos y diversos sitios web absolutamente amateurs. La creatividad de los improvisados webmasters se estampó en el desarrollo de los más particulares diseños y contenidos, todos nacidos al amparo de un sistema en el que el concepto de organización no tenía gran relevancia. Hasta ahora.

El fulminante desarrollo de Internet ha descubierto una necesidad que cada vez parece más urgente. El tiempo es oro en la búsqueda de información y el océano de contenidos que actualmente forma a la red no parece ayudar mucho. Por ello, resulta cada vez más importante que cada sitio esté organizado y producido en función de las necesidades más básicas del usuario y no sólo motivado por la idea de una bonita apariencia.

¿Cómo organizar cantidades infinitas de información? El tema parece basarse en la pura lógica, pero es más que eso. El concepto de Arquitectura de la Información nace de la evidente ausencia de sentido común en la creación de la mayoría de los sitios que actualmente visitamos. Desde portales de noticias (no olvidar el caso emblemático de lun.com) hasta páginas gubernamentales, parecen haberse olvidado de la importancia del orden que se le asigna a cada sección y espacio del sitio web y de cómo esto genera diversas respuestas por parte de los usuarios.

La tarea a futuro, sin duda, es masificar la preocupación por la estructura de la web hasta convertirla en una idea que gradualmente se vuelva innecesaria. Su naturalización depende de un vuelco en la arquitectura de los sitios, una completa reinvención de los cánones a través de los cuales se concibe la organización de cada espacio que visitamos. A futuro, sin duda, la idea de la Arquitectura de la Información será parte de un inventario lógico, cuya existencia implícita tornará el mundo de Internet en un espacio cada vez más rápido y útil. Quizás ahí radica precisamente el desafío de aquellos interesados en perfeccionar dichos espacios: evidenciar, ante todo tipo de usuarios, la posibilidad de que este descubrimiento sea mucho mejor de lo que ya es. Ese es el verdadero comienzo.

Advertisements