la vida en pixeles


el desafío de la prensa online
El periódico siempre fue algo interesante para mí. Tras ver cómo unas cuantas hojas llenas de noticias me robaban durante años la atención de mi papá  los fines de semana, no pude menos que volverme adicta a su lectura. En esos tiempos, las oficinas de prensa apoyaban el esquivo interés infantil sumando tiernas publicaciones a las noticias de siempre, tales como la brillante Papas Fritas, del diario La Tercera o el desaparecido Timón de El Mercurio. En aquellos días, cuidábamos la integridad del periódico con suma religiosidad y éramos capaces de reeleer las mismas noticias añejas una y otra vez hasta que uno nuevo llegara a nuestras manos.
.
A unos cuantos años de eso, el estirón de la tecnología ha causado numerosos ecos en el mundo del periodismo. Uno de ellos -y quizás uno de los más llamativos- está configurado por la aparición de los diarios online. A estas alturas, ya resulta familiar la posibilidad de revisar noticias de diarios nacionales e internacionales todas las veces que nuestra curiosidad y aburrimiento lo ameriten y sin pagar un peso. Pero no sólo eso. La misma noticia que leemos desde nuestros computadores al desayuno, va a estar complementada con nuevos datos, documentos, imágenes y links al almuerzo.

La interacción es uno de los puntos claves que explican el éxito -o no- de los contenidos digitales. En este sentido, los periódicos online se han vuelto el ejemplo perfecto para comprender hasta qué punto es realmente importante para el usuario la posibilidad de manejar y consumir información según sus preferencias. De este modo, la experencia ante un medio online debería ser, en teoría, altamente más íntima que la permitida por el papel. Tal como lo expresa Juan Carlos Camus en su libro sobre gestión de contenidos digitales “Tienes 5 segundos” (2009) :

“Asimismo y dependiendo de la capacidad interactiva de que esté dotada el sistema, el acceso de dos usuarios al mismo espacio de información podría ofrecerles resultados diversos y, por lo mismo, contenidos diferentes basado en las elecciones que vayan realizando a lo largo de su uso”.

Pero, ¿existe realmente una diferencia considerable entre los contenidos de un mismo diario en versión impresa y en su versión digital?

Así luce actualmente la versión online de Las Últimas Noticias

Reflexionando en torno al caso de los periódicos  nacionales, podríamos concluir que nuestros medios aún no se muestran totalmente familiarizados con las necesidades del mundo virtual.  Es el caso de Las Últimas Noticias, cuyo sitio web no es más que la copia digitalizada del diario en su versión escrita y cuyo único aporte virtual son los videos que aparecen sobre las noticias sin que uno siquiera lo solicite. Mal.

Por otro lado, publicaciones como LaTercera.com y Emol.cl han logrado adaptarse lentamente a las necesidades del mundo online, sumando diversas herramientas de interactividad, tales como encuestas, galerías de imágenes, audios e incluso un canal de TV con contenidos propios, como es el caso de 3TV.

Si bien los intentos de algunos medios tradicionales por ganar parte importante del público virtual son considerables, la tarea aún está muy lejos de ser terminada. A los ojos de usuarios con mediana experiencia en webs de información alternativa, el desperdicio que hacen los medios tradicionales de las infinitas posibilidades de la red es cada vez más cuestionable. Y es que, acosados por la ausencia de las innumerables herramientas que deberían sumar sus contenidos digitales, los medios de siempre están obligados a entregarnos algo más allá de la noticia o a perder, finalmente, su espacio en el nuevo universo del periodismo digital.

Advertisements